¡ADVERTENCIA URGENTE! Descubra el impactante vínculo entre el Covid, la pérdida auditiva y el riesgo de demencia

¿Cómo afecta el Covid la audición y relación con la demencia?

La enfermedad del Covid ha venido a cambiar la vida de muchas personas, muchos la ha padecido sin que les deje secuelas pero existe otro grupo de personas que vieron afectadas muchas áreas de su vida, entre ellas la audición con una pérdida auditiva o alteraciones en su equilibrio.


Los síntomas que las personas han referido están asociados a molestias auditivas como dolor de oído, sensación de oído tapado, pérdida auditiva ya sea en uno o ambos oídos e hipoacusia súbita (pérdida de audición repentina).
En un estudio realizado en Colombia a un grupo de 52 personas entre los 30 y 40 años de edad, la mitad de este grupo de personas presentó algún grado de pérdida auditiva y falta de equilibrio. (Ocho, D et al, 2021)


De este grupo de personas 10 de ellas presentaron pérdida de audición; un 50 % de ellas de manera unilateral y el otro 50% de manera bilateral, siendo sólo  cuatro personas que refirieron tenerla permanentemente; el resto manifestó que los síntomas duraron alrededor de 15 días.


Otro de los síntomas no mencionado, es el tinnitus el cual puede atribuirse a los efectos del SARS-CoV-2 en el tejido neuronal causando una infección directa del sistema nervioso central o provocando daño vascular causado por vasculitis o vasculopatía, ya que  se ha evidenciado hipercoagulación en pacientes con COVID-19. (Maria Velasco, 2021)


Esta enfermedad no tiene predilección por edad, es decir que no sólo afectó a adultos mayores sino también a un gran número de adultos jóvenes, dejando como secuela la pérdida de audición según los datos proporcionados anteriormente. Lo cual nos lleva a abordar otro tema de importancia y es como la falta de estimulación auditiva puede llevar a la demencia.


Al existir una privación auditiva, hay una mayor probabilidad de alteraciones cognitivas, según la investigación realizada por la fundación PasqualMaragall (cito textualmente):
“Se requiere de un mayor esfuerzo mental para concentrarse y asegurar un procesamiento efectivo del sonido. Ejecutar esta tarea podría implicar reclutar más recursos neuronales de los necesarios, lo cual podría interferir en otros procesos cognitivos que tienen lugar de forma simultánea que implican a la memoria, las funciones ejecutivas y la atención, entre otras. Esta sobrecarga podría tener consecuencias adversas sobre nuestra estructura cerebral a largo plazo”.


Otro factor a considerar es el aislamiento social, por ende dificultades de comunicación; un dato curioso aportado por J. Wimmer et al (2020), es que la hipoacusia precede a la demencia en un intervalo de 9 años.


La gran pregunta es, ¿cómo se puede prevenir la demencia asociada a la hipoacusia?
Como lo indica J. Wimmer et al (2020), dentro de los factores que se pueden modificar en el desarrollo de una demencia, es la hipoacusia, mayormente en pérdidas mayores a 40 dB.
Esto lo que demuestra es que es necesaria la  intervención temprana en la detección y tratamiento de la hipoacusia.

Cinthia Azofeifa Sandoval
Audióloga
Tec 2551

Abrir chat
Escanea el código
Cualitek, somos todo oídos
Contáctenos para más información, será un gusto atenderle...
Verificado por MonsterInsights